Drume negrita

Autor: Ernesto Grenet

Arreglo: E. Nuñez

Midis:
Drume negrita
Drume negrita – S
Drume negrita – A
Drume negrita – T
Drume negrita – B

Letra:

Mamá la negrita
Se le salen lo pie’ la cunita
Y la negra Mercé
Ya no sabe que hasé
Tu drume, negrita
Que yo va’ comprá nueva cunita
Que va’ tené capité
Que va’ tené cahcabé
Si tu drume
Yo te traigo un mamey (*)
Muy colorao
Y si no drume
Yo te traigo un babalao (**)
Que da pau-pau (***)
Tu drume negrita
Que yo va’ comprá nueva cunita
Que va’ tené capité
Que va’ tené cahcabé

(*) Un mamey es una clase de fruta que crece en Cuba
(**) Un babalao es un sacerdote de Santería
(***)Pau es un palo o un pan. Dar pau pau significa “pegar”.
Canción escrita imitando el habla original de los esclavos africanos. Fueron llevados a Cuba por los Españoles para trabajar mayormente en los campos de cañas de azúcar. Esta canción fue escrita por Ernesto Grenet (1893 -1950) e interpretada a menudo por Bola de Nieve. Ver http://www.mamalisa.com/?t=ss&p=965&c=137

Un buen análisis de esta letra se puede ver en “La huella africana en el Español caribeño a través de Mojana, Drume Negrita y Saludo Changó”, de Enrique BalmaSeda Maestu, Universidad de La Rioja, España: http://www.unav.es/linguis/simposiosel/actas/act/05.pdf

… Naturalmente, se trata de una nana dulce y risueña, no exenta de cierta ironía simpática, y con una letra sencilla cuyos rasgos fonéticos, además de reflejar la dicción del habla de los negros cubanos, vuelven a coincidir bastante con aspectos generales del habla cubana popular y con los antevistos en Totó la Momposina.

En síntesis enumerativa, se observan:

– Reducciones o eliminaciones, a veces por fonética sintáctica: Mamá (a) la negrita, yo va (voy a) comprá, que va (a) tené capité ‘capitel’. Aféresis: ‘e ‘de’; síncopa: colorao ‘colorado’; apócope: trai’ ‘traigo’.

– Debilitamiento de consonantes implosivas, desde la aspiración a su desaparición: cahcabé ‘cascabel’, Mesé ‘Merced’ / ‘Mercedes’, hasé ‘hacer’, comprá ‘comprar’, tené ‘tener’, capité ‘capitel’. Y, por supuesto el seseo (Mesé, hasé).

– Más novedosos resultan, aunque pocos, los aspectos morfológicos que, evocación del habla de los negros de antaño, refleja esta breve canción, como la presencia del pronombre sujeto (yo, tú) y la alteración de la morfología verbal en algunos casos significativos: (Yo) va ‘voy’ (3ª persona por 1ª); (Tú) drume ‘duerme’ (imperativo) y (si tú) drumi ‘duermes’ (presente) que presentan metátesis de r y reducción del diptongo ue >u.

Pero, de nuevo, hay que señalar, en particular, tres casos de tipo léxico y cultural: las voces mamey y babalao, junto con la expresión paupau. El primero, por tratarse de un término específico, tainismo, referido al fruto del árbol homónimo que el hablante promete como regalo, y que contribuye al color local del texto. El segundo aún resulta más significativo en el conjunto e ilustrativo del componente cultural de origen africano, aunque ya acriollado. En principio, el babalao (o babalawo) es el santero, máxima autoridad del clero lucumí, sacerdote de Ifá y representante de Orula en la tierra. En la teogonía yoruba, hijo del dios Orula u Orúnmila, heredó de su padre el don de la adivinación. Expresa sus oráculos con la ayuda de una especie de rosario (okpelé, okuelé, ekuelé) y puede leer el Tablero de Ifá. Al parecer, los étimos de la palabra proceden del yoruba: babá ‘padre’ + awó ‘secreto’, y también ‘sabiduría’. En los oficios rituales los babalaos suelen vestir de blanco y algunos llevan un pequeño látigo, hecho de una rama o cuje del igdobu, con el que golpean al neófito. Por lo tanto, a la luz de estas referencias, el sentido de la amenaza infantil que se va a concretar en paupau es deducible: significaría ‘pegar’. Su origen no está claro. Hay quien lo relaciona con palo e incluso con pan. Pero bien podría apuntarse una creación de base onomatopéyica. En algún otro contexto aparece referido al golpeteo que a veces se da a los recién nacidos para que rompan en llanto y respiren adecuadamente. Pero, en definitiva, en este contexto, el babalao equivaldría, más o menos, al misterioso y atemorizador coco de los niños

Audio recomendado:
Bola de Nieve – Drume negrita
Victor Jara – Drume Negrita
Una rareza lírica con flauta y guitarra
Caetano veloso (en portugués)
Mercedes Sosa